Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Editado Sep 26, 2018

Rectificar

Rectificar

El Gobierno de Pedro Sánchez está alcanzando las mayores cotas de incompetencia y desgobierno de la reciente historia de España. Y ya es decir, sobre todo si consideramos la etapa de Rodríguez Zapatero, años en los que se destruyeron más de tres millones de puestos de trabajo.

Teniendo en cuenta que una buena política social es el resultado de una adecuada gestión económica y de creación de empleo, no parece que con las medidas apuntadas por el nuevo ejecutivo haya visos de un futuro halagüeño. De momento, la desaceleración económica es una realidad y los datos del paro del mes de agosto -los últimos conocidos- son preocupantes, con 47.047 personas más que el mes anterior que han pasado a engrosar las listas del paro -en Segovia, 102- y 202.996 afiliados menos a la Seguridad Social. Un dato: el 31 de agosto fue el día que más empleo se destruyó en la historia de España, más de 300.000 empleos.

El denominador común a las políticas anunciadas por Pedro Sánchez es la rectificación. Solo acierta cuando rectifica. Para prueba baste con señalar los bandazos en política de inmigración, los tumbos en política económica, igual ha hecho en materia de justicia y en política energética. También han hecho peligrar muchos puestos de trabajo en los astilleros gaditanos y han conseguido poner en duda la fiabilidad internacional de España; en ello también han tenido que rectificar. Ninguno de estos ejemplos es tema menor y solo por poner algunos.

Cesiones a los independentistas, vergonzosas peticiones de indulto, cesiones a los etarras, a Podemos. En esto no rectifican porque es parte del precio pactado.

En otro orden de cosas, está obsesionado con el Valle de los Caídos y el General Franco, tema que, según la inmensa mayoría de los españoles, quedó zanjado definitivamente hace cuarenta años, y lo que está consiguiendo son enfrentamientos innecesarios; pero le interesa que se hable de ello para desviar atenciones y tapar sus torpezas, cosa difícil de conseguir.

Niega la bicameralidad constitucional de nuestro sistema democrático intentando burlar subrepticiamente la ley, porque no tiene votos suficientes en el Senado -la mayoría absoluta la tiene el Partido Popular- y por ello no quiere que la Cámara Alta participe en una decisión que le es encomendada por la Ley de Estabilidad Presupuestaria que en su artículo 15.6 establece que “… el Congreso de los Diputados y el Senado se pronunciarán aprobando o rechazando los objetivos propuestos por el Gobierno”, en referencia a los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública propuestos por el Consejo de Ministros; de tal forma que si una de las dos Cámaras legislativas rechazan los mismos -como dice la citada ley- el Gobierno, en el plazo   máximo  de  un  mes,  remitirá  un   nuevo  acuerdo  que  se  someterá  al  mismo procedimiento,  lo  que hace peligrar la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado  y  pasar a la historia con el dudoso honor de ser el único Presidente de Gobierno de España que no ha sido capaz de aprobar unos Presupuestos propuestos por su Gobierno.

Grave es todo lo dicho hasta aquí; pero si nos ceñimos a lo más cercano, a nuestra Segovia, puede que nos encontremos en un punto de inflexión para algunos de los proyectos que hasta hace poco se estaban ejecutando en nuestra provincia, presupuestados todos ellos por Gobiernos del Partido Popular. Con el mayor de los descaros y el menor de los disimulos nos anuncian desde el Partido Socialista su paralización.

Veamos, el Teatro Cervantes, con una consignación presupuestaria para este año 2018 de más de un millón de euros, se ve abandonado por el actual Gobierno de España y nos dicen que es un proyecto que, en el mejor de los casos, podrá ver la luz a partir de 2019. Bochornoso. Cuando ellos, además, pretendieron abanderar el mismo.

La Travesía de San Rafael que, parapetándose en una falsa caducidad del expediente de Declaración de Impacto Ambiental sobre la misma, quieren hacer ver que por ello no se puede llevar a cabo. El abajo firmante ya demostró que era falsa tal afirmación, al igual que lo hizo posteriormente la Delegada del Gobierno en Castilla y León desmintiendo a sus correligionarios. Proyecto que cuenta con una consignación de más de 1,5 millones de euros.

Y el Palacio de Justicia, que ha visto paradas sus obras sin que el Gobierno socialista haya sido capaz de reconducir el asunto para que el proyecto continúe sin más demora.

En el PP no vamos a consentir que esto ocurra por la incapacidad del actual Gobierno, ya que es de justicia que exijamos la ejecución de aquellos proyectos que el Gobierno del Partido Popular dejó iniciados y dotados presupuestariamente.

Si rectificaran, acertarían.

Juan Ramón Represa

Senador del PP por Segovia