Pages Menu
Categories Menu

Editado Oct 28, 2021

Pablo Pérez: “bajar impuestos en Segovia es posible, pero al PSOE no le interesa porque para ellos es más fácil malgastar que ser eficientes”

Pablo Pérez: “bajar impuestos en Segovia es posible, pero al PSOE no le interesa porque para ellos es más fácil malgastar que ser eficientes”

El grupo municipal del PP plantea una serie de modificaciones de tasas e impuestos que permitan crear un marco fiscal competitivo y que sirva de acicate para la instalación de empresas y fijar población Para los populares la idea que transmite el PSOE de que “bajar impuestos significa suprimir servicios públicos” está alejada de la realidad

Bajar impuestos y tasas y que Segovia se convierta en una ciudad atractiva para la instalación de empresas y la fijación de población. Esta es la propuesta que planteará el grupo municipal del PP en el pleno ordinario de octubre que se celebra mañana en el Ayuntamiento de la capital, propiciando así que en el Pleno se hable de las tasas e impuestos que afectan de forma directa a los bolsillos de los segovianos, pero cuyo debate público ha evitado el equipo socialista al no plantear ninguna modificación respecto a años anteriores.

Para el portavoz de los populares, Pablo Pérez, es un hecho insólito ya que el borrador de Ordenanzas incluye incluso los precios del servicio de alquiler de bicicletas que dejó de prestarse en 2018.

“Dice mucho del desastre de gestión de los socialistas y lo poco que les preocupa trabajar para mejorar Segovia, además que lo evitan porque saben que Segovia no sale bien parada”, afirma Pérez.

Por ello, el grupo de concejales del PP ha elaborado una serie de propuestas que esperan presentar si la moción sale adelante y el PSOE-IU intenta abordar mejoras fiscales “absolutamente necesarias para nuestros vecinos”, explica el portavoz popular.

 “no son palabras huecas, es incluso un compromiso de Gobierno. Si los socialistas se ven incapaces de esto, desde el PP lo abordaremos  cuando lleguemos a estar al frente del Ayuntamiento ya que hay un amplísimo margen de mejora”.

El portavoz popular señala que no es suficiente la excusa del equipo socialista de que una bajada de impuestos y tasas signifique dejar de prestar servicios de calidad.

Para el PSOE es más fácil gastar sin ningún tipo de control, con parches, obras sobre obras, y muchos de los cánones que paga el Ayuntamiento a las empresas concesionarias de instalaciones municipales como la piscina cubierta, o a la empresa que gestiona el Carlos Melero” recuerdan desde la bancada popular.

Para el grupo municipal del PP, las tasas e impuestos no deberían ser el freno para la instalación de nuevas empresas, o la fijación de población. “Con una correcta estrategia debería ser todo lo contrario”. Tras casi 20 años de gobierno municipal del PSOE nos enfrentamos a una reducción drástica de población y, sin embargo, la previsión de ingresos vía impuestos y tasas es la misma – recuerda Pablo Pérez- lo que significa que los vecinos ven cómo los dirigentes de la ciudad exprimen sus bolsillos sin que eso se traduzca en mejores servicios públicos”.

“Si logramos que Segovia crezca en población y empresas estaríamos hablando de una ciudad dinámica, con posibilidades y atractiva para vivir y desarrollarse y con índices de ingresos iguales”.

Al analizar los principales impuestos y la tasa de agua a través del Ranking tributario de los municipios españoles 2020, realizado por el Ayuntamiento de Madrid el grupo municipal del PP ha observado que Segovia ocupa los primeros puestos en presión fiscal en España.

Por impuestos, en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el tipo actual en Segovia es de 0,48%. Se trata para el portavoz de un “tipo intermedio” aunque el problema radica en que la ponencia de valores se fijó en 2008, en plena burbuja inmobiliaria. Estos precios no se han revisado y la consecuencia es que lo que paga cada segoviano por su vivienda tiene un valor muy alto.

En este sentido, Segovia es la novena capital de provincia con el IBI más caro. La propuesta del grupo popular es bajar un 16%, de forma que se establezca en un rango mínimo, bajarlo al 0,40%, situando a Segovia valores medios.

Desde el grupo popular destacan que también es importante mejorar el acceso a las bonificaciones a las familias numerosas porque tal y como está planteada ahora mismo es casi imposible que una familia con dos o tres hijos se pueda beneficiar de algún tipo de bonificación.

Con respecto al Impuesto de Actividades Económicas (IAE), el impuesto se fija con una cuantía fija para todas las capitales y se le suma un coeficiente de situación. Hay ciudades que tienen este coeficiente de situación único y otras tienen varios tramos. En el caso de Segovia hay tres coeficientes: 1,95 en zonas como el recinto amurallado; un 1,83 que afecta a las empresas de los polígonos industriales, por ejemplo, y un 1,38 para el resto de la ciudad. De esta forma, el coeficiente de situación medio de Segovia es de 1,72. Otras ciudades de Castilla y León cuentan con coeficientes de situación más bajos: Ávila lo tiene fijado en 1, León en 0,857 y Salamanca 0,8.

Cómo afecta a los empresarios y autónomos segovianos se entiende mejor con un ejemplo gráfico. Para un negocio local con una base de IAE de 1.000 euros, en Segovia pagará 1.720 euros, en Ávila 1.000 y en León o Salamanca se ve reducida la cantidad hasta 857 € y 800 € respectivamente. Es decir, en Segovia, se paga el doble que en estas ciudades y es la tercera capital con el multiplicador más alto, situándose a niveles de municipios madrileños como Majadahonda o Las Rozas.

La lectura que realizan desde el grupo municipal del PP es que hay margen para la competitividad fiscal y este es el compromiso del PP si llega a gobernar el de “no exprimir a los segovianos, si no, estudiar las formas posibles para reducir la carga fiscal, para lograr una mejor competitividad fiscal con herramientas, que las hay”. Por ello, los populares proponen fijar el coeficiente de situación en 1, como Ávila, y que el empresario pague lo que marca el impuesto, pero no más.

En lo que respecta al Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, Segovia nuevamente aparece en los primeros puestos, de nuevo es la tercera capital de provincia de Castilla y León con el tipo impositivo más alto y la 17ª a nivel nacional. La propuesta de la bancada popular en este punto es la de reducir un 30% en tres años.

Hay ciudades que están en algunas figuras en la parte alta y luego en la parte baja de la tabla. Todas esas ciudades también ofrecen servicios a sus ciudadanos: basuras, transporte, etc. Pero en el caso de Segovia no es así: siempre aparece en los primeros puestos en presión fiscal y no se traduce en unos servicios públicos de más calidad.

En el caso del Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), el tipo impositivo máximo por Ley de Haciendas Locales es del 4% y Segovia forma parte de las ciudades que lo mantienen así. En concreto en Castilla y León, León, Valladolid y Segovia son las únicas que lo tienen fijado en el máximo permitido. Sin embargo, si nos fijamos en el final de la tabla, las dos últimas son ciudades de la región: Ávila, con un 2,5% y Palencia con un 2%.

De nuevo, si trasladamos los datos a un ejemplo en una obra menor de 6.010 €, en Segovia se paga 240€ de impuesto, el doble de lo que se paga en Palencia, mientras que en Ávila, un vecino paga 150€ por una obra de esta cuantía. “Es este caso hablamos de una obra menor que cualquier segoviano hace en su casa: el arreglo de un baño, o de una cocina, por ejemplo, pero, evidentemente si pensamos en una obra de más presupuesto o una obra nueva, las cantidades son más llamativas”, explica el portavoz popular Pablo Pérez.

“Nuestro objetivo es reducir el tipo impositivo un 20% en tres años, llegar al tipo de Ávila, y hacerlo de forma paulatina. Sabemos que el actual equipo socialista es incapaz de ser eficientes de la noche a la mañana, pero estamos convencidos de que con pequeños retoques y ajustes hay margen de mejora” afirmaba Pérez.

Por último, en la tasa del agua, los populares hacen evidente que se mantiene el tasazo del PSOE, este tipo de tasa no debería tener nunca un afán recaudatorio, señala el portavoz popular, ni constituir un ingreso extra para las arcas municipales a base de la presión a los vecinos. Sin embargo en Segovia no es así: se recauda un 120% el coste del servicio. Y lo evidencian los datos de liquidación presupuestaria trimestrales: para este año se presupuestó un ingreso por la tasa de agua de 5.750.000 € y en el primer semestre se ha recaudado 3.500.000€, de forma que, si la tendencia se mantiene en el segundo semestre, la recaudación a través de esta tasa será de siete millones de euros, 1.250.000 € más que el coste del servicio.

La propuesta popular es que la recaudación se ajuste a eso mismo, a lo que cuesta el servicio, nunca sirva para recaudar.

El objetivo del PP con esta propuesta es que se genere esa competitividad fiscal para las familias y empresas, que Segovia abandone los primeros puestos en todos los impuestos, que se convierta en una ciudad capaz de ofrecer un marco fiscal amigable, que no vacíe los bolsillos de los segovianos.

“La bajada de impuestos y tasas no significa ni la merma ni la  desaparición de los servicios públicos como dice el PSOE porque si se consigue establecer empresas y fijar población la recaudación aumenta. Esta interrelación entre bajada de impuestos y aumento de recaudación está perfectamente estudiada y demostrada en la Curva de Laffer”, recalca el portavoz popular y economista, Pablo Pérez.

Para los populares, “el problema de la realidad impositiva con el PSOE-IU al frente del Ayuntamiento es que tiene un afán recaudatorio, cuando el esfuerzo debería ser del equipo municipal para hacer de Segovia una ciudad con proyección de futuro”. Esta incapacidad para la gestión seria y eficiente se traduce en que no atiende a la realidad presupuestaria, es un corta-pega de las tasas e impuestos anteriores, son incapaces de adaptarse a la realidad, aunque desde el grupo municipal del PP están convencidos de que una gestión seria y eficiente es posible, al igual que la rebaja fiscal a corto y medio plazo.