Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Editado Oct 2, 2018

No todas las hojas caen en otoño

No todas las hojas caen en otoño

La decimo séptima semana en el cargo del Presidente, del llamado por algunos “Gobierno Franskestein”, no será una de las más desapercibidas en la historia de los Gobiernos de España. La Mesa de Gobierno del Congreso la inició anulando la enmienda introducida por el PSOE dentro de un proyecto tramposo de reforma de la ley del Poder Judicial, al objeto de eliminar la capacidad de veto de la constituida y Constitucional Cámara Alta sobre el techo de gasto. Dicho de otra manera, volver a las andadas con el déficit y la deuda. Nada nuevo bajo el sol cuando gobierna el PSOE.

Recordemos que, aprovechando el día de los Santos Inocentes, el simpático Presidente Zapatero y su Gobierno (el que dejó a España ARRUINADA en diciembre de 2011) publicaron el 28 de diciembre de 2007 el texto refundido de la Ley General de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, mediante la astuta forma de Real Decreto Legislativo encomendado por Cortes.     Así, con el pretexto de aclarar y armonizar las normas dispersas entre sí, en el citado texto se colaba el “rompan filas” en lo que a la “apretura del cinto” del gasto público que había supuesto la Ley 18/2001 del PP había conseguido la reducción del déficit, reducción del gasto y deuda pública. A nadie le suena desconocidas las intenciones que tiene este actual Gobierno de incrementar una batería de impuestos que dicen no afectar a las clases medias y bajas. Aclaran que solo serán subidas “para los ricos”, entendiendo por tales aquellos que perciben más de unos 140.000 euros al año. Yo dudo que las 90.000 personas que ingresan al año esa cantidad sean capaces de mantener el dispendio pretendido por el “gobierno Frankenstein”. Pongamos el ejemplo de la subida del combustible diesel y aclaran que quien utilice este combustible para trabajar no le afectará la subida. ¿Cómo que no? ¿Es que cualquier persona que reposte en España y utilice su vehículo para ir al trabajo se le bonificarán estas subidas?, Seriedad señora Ministra de Transición ideológica (perdón, ecológica).

Si hubiera una verdadera voluntad de implementar medidas eficaces para la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero se anunciaría, por ejemplo, una modificación del código técnico de la edificación para premiar a quienes secuestren carbono a través de la construcción, o el empleo de madera en estructuras o revestimientos. Quizás se hubiera anunciado que el montante de lo que se recaude extrafiscalmente se destinaria a los propietarios forestales para que aumenten con gestión, cortas y selvicultura, la capacidad de fijación de carbono en nuestros bosques reduciendo su carga en el espacio. Pero hablando del espacio, y de tributos, aterriza también en la semana horrible el Ministro que fue admirado con sus proezas pasadas en aquel medio. Proezas que escondían otras menos tales en la cara oculta de la luna.

Según hemos conocido, el señor “Ministro espacial”, creó una sociedad el mismo día que compraba un chalet para eludir, supuestamente, hasta cuatro tributos en la citada compra pagándose así mismo una renta. Tributos que este mismo Gobierno dice que elevará para castigar a los ricos y especuladores. ¿Mande…?  Lo que más recochinea a la moral es que insiste en pedir más recursos económicos a la investigación, no aclarando si son los que el deja de tributar, que ahora pagará, o se refería como me supongo a los que tributamos los demás. Ingenuo seré si pido coherencia a un miembro del gabinete socialista del incoherente Sánchez con sus jaleos de su tesis doctoral y demás libros firmados a medias con un tal Ocaña.

Yo deseo que se ponga más foco en el famoso viaje en el avión oficial para acudir a un concierto nocturno, ahora declarado secreto oficial para que no conozcamos supuestamente la identidad de sus viajeros. Grave, porque nos referimos a un bien del Estado que debe ser utilizado para los fines previstos; propiedad de todos los españoles, de esas clases altas, medias o bajas a quienes precisamente nos quieren crucificar a impuestos.

No me olvido de la Ministra de Justicia y de las “Villarejas” grabaciones. No por la relación que pudieran tener con el cargo actual que ostenta, si no con el incumplimiento previo del artículo 124.1 de la Carta Magna, lo que me lleva a recordar la nula afección de los principios de transparencia a uno de los tres poderes del Estado, cosa que debemos subsanar. Cayeron hojas en verano, fuera de la estación propia y no por ello han de caer más en otoño, pues otoños calurosos como este retrasan el ciclo vital.

Digan lo que digan las escandalosas grabaciones, no hay indicios a fecha de hoy que más hojas caigan, mañana Dios dirá. Y para mas confirmación de esta tesis (no plagiada), véase la alegría y efusividad en las fotos esta semana de la señora Vicepresidenta portando en su cabeza un tricornio. Aquello es símbolo en nuestra Patria de lealtad, unidad, sacrificio, esfuerzo, honestidad, defensa, protección, honor, constancia, celo, gloria, orden, ley, nobleza, vigor, firmeza. No, no lo duden, me refería a quienes lo portan con derecho en el Benemérito Instituto….a nadie más.

 

Juan Carlos Álvarez

Senador del PP de Segovia