Pages Menu
Categories Menu

Editado Oct 24, 2018

Los retrasos en el proceso convierten la renovación del transporte público en una herramienta del PSOE para la campaña electoral

Los retrasos en el proceso convierten la renovación del transporte público en una herramienta del PSOE para la campaña electoral

Los nuevos autobuses tenían que haber estado listos en junio de 2016, van a llegar con casi tres años de retraso y justo antes del inicio de la campaña electoral. Las consecuencias de este retraso las han pagado tanto trabajadores como usuarios que han tenido que soportar constantes averías y un servicio que iba perdiendo calidad cada día que pasaba.

El PP en el Ayuntamiento no se opondrá a la adjudicación del servicio público de transporte ya que es “algo urgente y necesario”, pero tampoco lo apoyarán de manera incondicional ya que, en su opinión, el proceso seguido por el gobierno municipal socialista ha sido “un ejemplo más de falta de eficacia en la gestión, no ha hecho más que acumular un retraso tras otro y al final va a estar todo listo de cara a las próximas elecciones”.

La viceportavoz popular Azucena Suárez ha incidido en los más de 2 años de retraso con los que se va adjudicar el transporte público y ha señalado al gobierno de Clara Luquero como el único culpable de ello ya que empezaron muy tarde a trabajar en la elaboración del contrato.

“Deberían haber iniciado el proceso al menos dos años antes de que terminara el contrato, pero el PSOE estaba demasiado ocupado en las elecciones del 2015 y no fue hasta finales de este año cuando encargaron el estudio que les serviría como base, cuando faltaban poco más de 6 meses para que finalizara. No sacar los contratos en tiempo y forma se ha convertido en una constante en el gobierno socialista”.

El PP en el Ayuntamiento ha estado muy pendiente en todo momento de la marcha del proceso, exigiendo garantías para que las condiciones del contrato y lo que se recogía en el pliego fueran las mejores para los segovianos como así ha recordado Suárez quien ha destacado las propuestas que se hicieron desde su grupo.

“El transporte público es uno de los contratos más importantes de los que se gestionan en un Ayuntamiento, tanto a nivel económico como social, y uno de los servicios que más afectan a nuestros vecinos por lo que consideramos necesario no sólo exigir garantías sino también que era positivo presentar propuestas que pudieran servir para mejorar y enriquecer el pliego de condiciones, propuestas que, lamentablemente, no fueron tenidas en cuenta, a pesar de que los propios técnicos dijeron de alguna de ellas que sí era viable”.

El principal grupo de la oposición también pidió que fueran al menos dos técnicos los que supervisaran y analizaran las ofertas presentadas al concurso con el fin de ganar en objetividad y tiempo, propuesta que tampoco fue tenida en cuenta, según recuerda Suárez.

La viceportavoz popular no ha querido dejar pasar por algo las constantes averías de los autobuses y las numerosas quejas de los usuarios en estos dos largos años de retraso en la renovación del servicio de transporte en los que las peticiones para que se incrementase el mantenimiento de la flota de vehículos y de las marquesinas por parte de la formación popular han sido continuas. “Hemos hecho lo posible para evitar la dejadez y la desidia del gobierno de Clara Luquero en relación a los autobuses durante este tiempo en el que se estaba tramitando el nuevo contrato, pero da la sensación de que nuestras peticiones han caído en saco roto. A día de hoy, las marquesinas siguen sucias y hay información todavía del año 2016. Al final las consecuencias del retraso y de la falta de eficacia en la gestión, las pagan los segovianos”, afirma Suárez.

La viceportavoz popular ha concluido su intervención señalando que “la llegada de los nuevos autobuses es urgente y necesaria y en este sentido nos alegramos de que se adjudique el servicio, pero nos hubiera gustado que hubieran estado dos años antes que era cuando finalizaba el contrato, nos hubiera gustado que hubieran tenido en cuenta nuestras propuestas y nos hubiera gustado que la llegada de los nuevos autobuses no se hubiera convertido en una herramienta de cara a la próxima cita electoral”.