Pages Menu
Categories Menu

Editado Abr 10, 2015

Las cuentas claras, solventes y saneadas han permitido destinar más de 25.000 millones de euros a Sanidad, Educación y Familia

Las cuentas claras, solventes y saneadas han permitido destinar más de 25.000 millones de euros a Sanidad, Educación y Familia

La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha hecho balance hoy en Segovia de una legislatura “marcada por la dureza de la crisis económica, la más difícil que hemos vivido”, que el Gobierno del PP de la Junta de Castilla y León ha afrontado desde la convicción de que sólo con unas cuentas públicas claras, solventes y saneadas se podía mantener la calidad de los servicios esenciales. Este objetivo se ha conseguido, como acreditan los expertos, y alcanzarlo ha sido posible porque en los últimos cuatro años la Junta ha mantenido el gasto en las tres consejerías sociales.

Los números son contundentes: el dinero público gastado en Sanidad, Educación y Familia se ha mantenido por encima de los 25.000 millones en esta legislatura. Han sido 25.080 millones de euros, prácticamente lo mismo que entre 2007 y 2011, lo que demuestra la apuesta del Partido Popular por las políticas sociales.

Otro dato igual de significativo que certifica esta realidad es que en los últimos cuatro años la Junta ha dedicado 1.100 millones de euros más a las partidas concretas que sirven para sufragar el funcionamiento diario de los servicios esenciales, de los que 713 millones han servido para mejorar la Sanidad. Es decir, que ha aumentado el gasto en aspectos tan importantes como los suministros de los hospitales y centros de salud, la farmacia hospitalaria, las subvenciones al tercer sector y por supuesto la Renta Garantizada de Ciudadanía.

Pilar del Olmo ha incidido en que “el éxito de mantener la calidad de la Sanidad, la Educación y la Familia, que sin duda es el mayor logro de la legislatura, no se habría podido alcanzar sin el esfuerzo del conjunto de la sociedad”. Por eso ha agradecido a los castellanos y leoneses su comprensión ante decisiones de gobierno “nada fáciles, que han supuesto renuncias, sacrificios o mayores contribuciones a la Hacienda pública que no estaban previstas, pero que al mismo tiempo eran ineludibles si queríamos seguir prestando los servicios públicos esenciales con la misma intensidad”. Al hilo de esto, ha hecho una mención expresa a los empleados de la Junta y sus representantes sindicales, todos ellos “ejemplo de profesionalidad y diálogo”, que han sido objeto de “medidas especialmente dolorosas impuestas por la normativa básica estatal, que aún hoy se están intentando revertir”.

La titular de Hacienda se ha mostrado convencida de que “tanto sacrificio ha merecido la pena”, porque la recompensa a las reformas estructurales, la responsabilidad en la acción de gobierno y unas cuentas públicas más equilibradas y sostenibles es la recuperación económica. Y ese crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) se está traduciendo, a su vez, en creación de puestos de trabajo. Prueba de que Castilla y León está mejor y de que el empleo y las políticas sociales son la prioridad de la Junta y el Partido Popular son indicadores como los siguientes:

El déficit de la Comunidad se ha reducido casi el 60% desde 2011, tras pasar del 2,59% que se registró aquel año al 1,1% del pasado ejercicio El número de parados ha disminuido en 22.325 personas en 2014, según la Encuesta de Población Activa La economía se ha dado la vuelta y crece a un ritmo del 1,4% en 2014, frente a la caída del -1,2% que se registraba en 2012 o el -3,5% de 2009 Los ingresos por impuestos se han recuperado: la recaudación por los tributos que gestiona la Junta ha crecido el 6,9% en 2014 respecto al 2013, y el acumulado de enero y febrero de 2015 es el 26,7% superior a la del mismo periodo del año pasado Las exportaciones de la Comunidad registraron un nuevo récord en 2014 Castilla y León es la sexta autonomía menos endeudada en relación al PIB, cuando en 2010 era la séptima, y ha ampliado su diferencial respecto a la media de 3,1 puntos porcentuales a 5,1 Nuestra deuda per cápita también está por debajo del promedio autonómico, con 1.329 euros menos por habitante que la media Las empresas de la Comunidad han accedido a 500 millones de euros en préstamos ‘blandos’ que han permitido crear o mantener más de 23.000 empleos gracias a la confianza del Banco Europeo de Inversiones (BEI) en la solvencia de la Junta El 80% del presupuesto de las consejerías se invierte en Sanidad, Educación y Familia, frente al 70% que se destinaba en 2007 La favorable situación económica ha permitido a la Junta aprobar una oferta pública de empleo que por primera vez en muchos años es elevada: 1.169 plazas de las que 957, el 81,9 % del total, servirán para reforzar los servicios públicos esenciales La Administración autonómica se ha modernizado gracias a las nuevas tecnologías para acercarse al ciudadano y ser más eficiente La Junta ha simplificado los 159 procedimientos que más utilizan los emprendedores para facilitar la creación de empresas El sector público autonómico se ha reducido a la mitad, lo que ha generado un ahorro de 78 millones de euros en gasto corriente de ese tipo de empresas y fundaciones Se ha rebajado de forma significativa la cuantía destinada a telefonía, suministros energéticos, seguridad y limpieza, entre otras materias La redistribución de dependencias administrativas ha llevado a rescindir algunos arrendamientos y renegociar otros hasta ahorrar 5,5 millones de euros anuales

A la vista de estos datos, la consejera de Hacienda ha concluido que “ahora que estamos mejor, es el momento de devolver a los ciudadanos parte de los sacrificios que han hecho en estos años”. Un ejemplo de esta filosofía son los 50 beneficios fiscales autonómicos, que han ahorrado 1.309 millones de euros a los castellanos y leoneses en esta legislatura. El crecimiento sostenido del PIB, que confirman los principales analistas, ha permitido que se mantengan en su integridad en 2015. Esto implica que la Comunidad renuncia a 237 millones este año “para dejarlos en los bolsillos de los castellanos y leoneses”, en palabras de Pilar del Olmo.

Ahora bien, la prueba más evidente de que el PP de Castilla y León quiere compartir la indudable recuperación económica con los ciudadanos es la bajada del tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) decidida por la Junta para este año, que se nota desde el pasado enero en las nóminas y generará un ahorro de 150 millones de euros a los contribuyentes en 2015. A esto hay que sumar la reducción del 66% del gravamen sobre el Impuesto estatal sobre Hidrocarburos, al que fue preciso recurrir en 2012 para financiar los servicios básicos.