Pages Menu
Categories Menu

Editado Abr 12, 2018

Las Cortes aprueban por unanimidad la iniciativa del Grupo Popular contra las actividades clandestinas en el sector turístico

Las Cortes aprueban por unanimidad la iniciativa del Grupo Popular contra las actividades clandestinas en el sector turístico

El Portavoz de Cultura del Grupo Parlamentario Popular de las Cortes de Castilla y León, José María Bravo, ha presentado una iniciativa por la que se pide a la Junta perseguir de modo activo cualquier tipo de actividad clandestina que perjudique al sector turístico.

La iniciativa que ha contado con el voto favorable de todos los grupos pretende luchar contra el intrusismo en el ámbito de los guías turísticos a través del control de sus habilitaciones; pide un refuerzo en el control de viviendas de uso turístico; revisa las declaraciones responsables en relación con los servicios de actividades turísticas; salvaguarda los derechos de los consumidores  y apuesta por un riguroso control de la publicidad.

Según explico el procurador popular, los objetivos del nuevo plan cumplen con la lucha de las actividades clandestinas, afianzando la calidad de nuestro turismo y haciéndolo más profesional.

Para Bravo, el anterior plan contempló medidas más que cumplidas por parte de la Junta de Castilla y León con más de 117 inspecciones y 24 expedientes sancionadores en guías de turismo y agencias de viajes que no contaban con las habilitaciones. O los más de 225 expedientes sancionadores, sobre las más de mil denuncias de particulares, lo que garantiza los derechos de los turistas. Y en cuanto al último objetivo del Plan de Inspección, dirigido a garantizar una interpretación homogénea de la normativa turística, se pueden destacar las más de 9.000 consultas efectuadas y resueltas a los interesados, definiendo a este Plan como un instrumento útil para los objetivos perseguidos.

Por eso, según explica José María Bravo, el aprobar un nuevo plan es trabajar por los guías turísticos de la Comunidad Autónoma, por las empresas de turismo activo, por los alojamientos turísticos y por los turistas.

La lucha contra cualquier tipo de intrusión es combatir la economía sumergida, los puestos de trabajo precarios y la mala calidad de productos turísticos.

En una Comunidad en la que el turismo representa aproximadamente el 10 por ciento del PIB, que cuenta con más de ocho millones de viajeros y más de trece millones de pernoctaciones, este sector tiene que contar con las garantías suficientes para luchar contra el intrusismo y para ello está dedicado este Plan solicitado desde la bancada popular.