Pages Menu
Categories Menu

Editado Jun 20, 2017

Las ayudas para paliar la sequía demuestran que el sector agrario y ganadero es prioritario para el Gobierno

Las ayudas para paliar la sequía demuestran que el sector agrario y ganadero es prioritario para el Gobierno

Los Senadores del Partido Popular por Segovia, Paloma Sanz, Juan Ramón Represa y Juan Carlos Álvarez han mostrado su satisfacción y han valorado el esfuerzo realizado por el Gobierno tras la aprobación del Real Decreto-ley 10/2017 por el que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía en tres cuencas hidrográficas. En su opinión, con estas ayudas el Gobierno pone de manifiesto que el sector agrario y ganadero es una prioridad.

“En concreto, en la cuenca del Duero, – han explicado – se han establecido medidas de apoyo a los titulares de las explotaciones agrarias situadas en los ámbitos territoriales afectados por la sequía en el año 2017, que hubieran tenido una dotación hídrica  inferior o igual al 50% de la normal, o hayan sufrido pérdidas de producción bruta en los cultivos de, al menos, un 20 % de la producción normal en zonas desfavorecidas, y de un 30 % en las demás zonas, de conformidad con los criterios establecidos por la Unión Europea”.

En este sentido, los senadores segovianos han señalado que “esta norma jurídica establece medidas de apoyo a los titulares de las explotaciones agrarias afectadas tanto, por la sequía hidrológica, como la meteorológica en todo el territorio nacional”.

Asimismo, se establecen ayudas a las empresas y trabajadores por cuenta propia, titulares de las explotaciones que podrán solicitar una moratoria de un año sin interés en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de julio de 2017 a febrero de 2018, así como en el pago de las cuotas por las jornadas reales correspondientes al mismo periodo.

“También se realizarán anticipos de la PAC de la campaña 2017 que podrán abonarse a partir del 16 de octubre. La fecha concreta de pago será una decisión de cada comunidad autónoma”, han indicado los parlamentarios populares.

En la cuenca del Duero, según subrayan, “el sistema de indicadores establecido en el Plan de Sequía, reflejan que la cuenca ha estado cuatro meses consecutivos en situación de Alerta, por lo que se han dado las circunstancias para que el Gobierno tramite la aprobación de un Real Decreto que posibilite la adopción de medidas extraordinarias de gestión que permitan distribuir los recursos hídricos existentes mediante restricciones que afectarán por igual a los distintos usos, manteniendo la prioridad absoluta que la Ley establece para el abastecimiento de la población”.

En concreto, en Segovia, el déficit de precipitaciones afecta más al centro, norte y noroeste de la provincia, donde las precipitaciones quedan por debajo del 75% de los valores normales, siendo la precipitación acumulada  un 34% menos de lo normal.

En este sentido, Sanz, Represa y Álvarez han destacado que el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) hace un seguimiento permanente de todas las adversidades climáticas y de sus efectos en el sector agrario. “Así, – han señalado- las posibles incidencias significativas que la actual situación de sequía tenga en las producciones agrícolas y ganaderas de 2017 tendrán su reflejo en la propuesta de reducción de los índices de rendimiento neto (módulos) que se realice en 2018 al Ministerio de Hacienda y Función Pública.”

Respecto a los daños producidos por adversidades en 2016, el pasado 4 de mayo se publicó la orden HFP/377/2017, de 28 de abril, por la que se reducen para el periodo impositivo 2016 los índices de rendimiento neto aplicables en el método de estimación objetiva del IRPF para las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por diversas circunstancias excepcionales.

“Mediante esta orden se reduce el módulo a nivel nacional para los cereales y la ganadería extensiva, así como para otras producciones. La medida afecta en torno a un millón de agricultores y ganaderos que cotizan en el régimen de estimación objetiva, con una reducción de la base imponible estimada en 325 millones de euros”, han afirmado.

Los tres parlamentarios segovianos han explicado que en Castilla y León “el efecto de las reducciones establecidas a escala nacional es muy importante, por tratarse de producciones notables dentro de su ámbito territorial, tanto ganaderas como de producción agrícola, suponiendo una reducción regional de la base imponible de los declarantes en el régimen de estimación objetiva agraria, respecto a un año normal, de unos 61 millones de euros”.