Pages Menu
Categories Menu

Editado Ago 31, 2020

Las ¿ayudas? del Ayuntamiento

Las ¿ayudas? del Ayuntamiento

Artículo de opinión de Jose Luis Horcajo, concejal del PP en el Ayuntamiento de Segovia

Según el diccionario, ayudar es prestar cooperación o hacer un esfuerzo y poner los medios para el logro de algo. Eso, a priori, debería ser el objetivo de cualquier ayuda, pero no siempre se consigue y menos si los medios que se ponen para conseguir ese logro no son los más adecuados, entre otras cosas porque no se tiene claro lo que se quiere hacer.

Y eso es lo que le ha pasado al gobierno municipal, una vez más, con la campaña que han puesto en marcha para ayudar al comercio, que ni son ayudas, ni es lo más adecuado para el comercio. Y ha quedado más que patente con el fiasco del resultado en la primera semana; un fracaso que les ha hecho tener que cambiar sobre la marcha. En la web de la campaña “Son compras y mucho más”, sólo aparecen 62 establecimientos, aunque el gobierno municipal hable de un centenar y de los 10.000 posibles bonos que estaba previsto repartir vía on-line, en los primeros días tan sólo se habían descargado 800. Éxito, lo que se dice éxito no me parece. Dicen que hay que dar tiempo a este tipo de campañas, pero tiempo, precisamente en este año tan excepcional y en medio de una crisis sin precedentes, es lo que menos tienen nuestros comerciantes.

A la hora de diseñar una campaña hay que tener claros los objetivos y saber a quien va dirigida; además, hay que contar con los más directamente implicados ya que son los que mejor conocen lo que necesitan, algo que no hizo el equipo de Clara Luquero.

De inicio, la campaña que diseñaron para el comercio era compleja, tediosa y no revertía liquidez directa sobre el comercio. Al contrario, retrasa los cobros o cuando menos el beneficio de la venta. Además, las repercusiones fiscales en algunos casos son caras ya que se tributa como un ingreso extraordinario en la renta, y dependiendo de esta puede ser que Hacienda se quede con un buen pellizco a mayores de la ayuda.

Si el comerciante no lo tenía fácil para inscribirse, mucho menos el posible cliente para descargar los bonos ya que tampoco era fácil. No se pensó de partida en las personas mayores, muchas de las cuales no tienen ordenador o no saben utilizarlo o en aquellas familias con pocos recursos y sin acceso a las nuevas tecnologías.

Se dejaron fuera muchos epígrafes que desde un principio podrían haberse beneficiado de las ayudas, el tiempo era limitado y la campaña se ha puesto en marcha casi al final del verano. Con estos ingredientes, difícilmente, se puede conseguir un buen plato que llegue a satisfacer a todo el mundo o, al menos, a aquellos que más lo necesitan. ¿Creen que así se puede ayudar? Demasiados olvidos y flecos sueltos y pongamos tan sólo un ejemplo: a una tienda de recuerdos que posiblemente esté siendo de los sectores más azotados por la crisis y puede que lo siga estando por mucho tiempo, ¿qué segoviano con su bono de 10 € le va a comprar un acueducto de recuerdo?

Parece mentira que hayan tardado tanto tiempo en poner en marcha la campaña de los bonos comercio y de entrada no se hayan tenido en cuenta aspectos como los sectores que podían incluirse, la facilidad a la hora de la tramitación, incentivos para que los posibles clientes sí que estuvieran interesados o para captar clientes que no fueran los habituales o el tiempo para poder gastar el bono comercio. Lo han hecho ahora, sí, porque han tenido que rectificar sobre la marcha, pero lo vuelvo a repetir, el tiempo juega un papel fundamental. Y sigo pensando que lo que necesitan no sólo nuestros comerciantes, sino muchas empresas y autónomos es liquidez directa para poder mantenerse y seguir adelante. Y si no es así, les invito a que les pregunten directamente, que los escuchen y vean como se puede en realidad ayudar a nuestro tejido empresarial de una manera eficaz.

Las campañas para ayudar al comercio no pueden ser únicamente campañas de imagen o de marketing; hay que ir mucho más allá y buscar los medios con los cuales sí se puedan lograr los objetivos y así, sí. Así sí estaremos cumpliendo con el significado más auténtico de lo que es ayudar, y no tendremos que poner la palabra “ayuda” entre interrogaciones.

Rectificar es de sabios, miembros del equipo de gobierno, siéntense con los comerciantes y con el resto de grupos presentes en el Ayuntamiento, y seguro que, con mucho menos dinero pero teniendo las cosas claras, se puede hacer más y mejor (a poco).

José Luis Horcajo. Concejal del PP en el Ayuntamiento de Segovia