Pages Menu
Categories Menu

Editado Feb 29, 2016

La mentira del pacto

La mentira del pacto

Es difícil llegar a entender cómo pueden firmar un documento de consenso dos formaciones políticas que han quedado segunda y cuarta en las pasadas elecciones generales sin contar con el partido ganador del que depende que ese documento pueda o no cumplirse. Es inaudito.

Firmar un acuerdo para nada es lo mismo que no firmarle; pero en el caso del Partido Socialista y Ciudadanos tiene una connotación especial y es la gran mentira que nos están contando a todos los españoles. Es un acuerdo carente de objeto porque sus deseadas consecuencias nacen ya muertas.

Es un pacto que no sirve para nada, hasta el punto de que ni ellos mismos saben en qué consiste ese sainete que están escenificando. No tardando mucho, los firmantes de ese acuerdo tendrán que dar explicaciones a los ciudadanos de esa mentira y del tiempo que el mismo va a retrasar la recuperación de la economía española.

Ciento treinta escaños no dan para sacar adelante la investidura del sr. Sánchez ni en primera ni en segunda votación; salvo, claro está, que contara con el apoyo por acción u omisión de Podemos y de los demás partidos que propugnan la desmembración de España o se colocan al margen de la Constitución. Esta es la realidad, pero el candidato a la investidura está dispuesto a aceptar todo y a engañar a todos con tal de llegar a la Moncloa.

El acuerdo al que han llegado PSOE y Ciudadanos es de imposible cumplimiento porque para lograrle deberían reformar la Constitución y para ello resultan imprescindibles los votos del Partido Popular máxime si tenemos en cuenta que ostenta la mayoría absoluta en el Senado.

Por otro lado, este pacto del que tanto alardean representaría un retroceso para España y para el conjunto de los españoles porque uno de sus objetivos es derogar la mayoría de las medidas que han sido fundamentales para la recuperación de nuestro país, para el crecimiento de la economía, la creación de empleo, la confianza y la credibilidad, la mejora de la calidad educativa, la estabilidad presupuestaria, etc. Todas esas medidas son las que nos han llevado a crecer un 3,2% en el último año, posibilitando la creación de un millón de puestos de trabajo en los dos últimos años y ser líderes en Europa. No podemos volver a las políticas rancias y trasnochadas de la izquierda como son la subida de impuestos o el aumento del gasto público y del déficit con las que se perdieron más de tres millones de empleos y nos colocaron en el furgón de cola de la Unión Europea.

Si lo hasta aquí expuesto es preocupante, que lo es y mucho por lo que tiene de mentira y daño para España, también lo es el pacto de supresión de las Diputaciones provinciales. El Partido Socialista es perfecto conocedor de la importancia que tienen estas instituciones de derecho público para el medio rural, de ahí que muchos de sus militantes de base y cargos electos municipales se hayan manifestado públicamente en contra de la eliminación de las mismas porque saben que llevan a cabo una labor de prestación de servicios en el medio rural que hacen posible que la igualdad de los ciudadanos sea una realidad.

Sé que pedir un mínimo de coherencia al sr. Sánchez es misión estéril; pero sí le es exigible que respete a los vecinos del medio rural y no quiera postrarles a una situación de desventaja y desigualdad respecto al medio urbano porque las Diputaciones provinciales son imprescindibles para los pueblos de menos de 20.000 habitantes; en nuestra provincia: TODOS.

Lo que demuestran con ese acuerdo es falta de sensibilidad hacia los problemas de los ciudadanos y un desconocimiento absoluto del medio rural, despreciando a sus gentes, su modo de vida, las peculiaridades de cada provincia… Es la mayor barbaridad que se ha podido proponer respecto a la administración local.

Para mí que el sr. Sánchez ha querido engañar a todos sus interlocutores: primero, al Comité Federal del PSOE porque se ha sentado a negociar con Podemos sin que éste haya renunciado a la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña; segundo, a Podemos, porque ellos mismos han reconocido la falta de honestidad del PSOE y por eso se han levantado de la mesa de negociación aunque estos insisten en la reanudación de la misma para contar con su apoyo; y en tercer lugar, a Ciudadanos porque han firmado un acuerdo de imposible cumplimiento y porque en este pacto subyace una cuestión de supervivencia personal de Pedro Sánchez por la grave crisis de liderazgo que vive en su partido .

Y entre el Partido Socialista y Ciudadanos nos están engañando a todos los españoles.

Sr. Sánchez, me parece que le viene muy grande una hipotética presidencia del Gobierno de España.

El Partido Popular, que ha ganado las elecciones, no puede apoyar ni por activa ni por pasiva a un candidato que las ha perdido y que sólo tiene como meta derogar todo lo que el Gobierno ha hecho para sacar a España de la crisis. El PSOE no quiere gobernar a favor del interés general sino en contra del Partido Popular.

Es muy loable la posición de honradez y solvencia política que ha mantenido siempre el Presidente del Partido Popular y, cuando Pedro Sánchez fracase en su intento, hará bien Mariano Rajoy en presentar su candidatura para la investidura cimentada en un acuerdo de amplia base constitucionalista y europeísta que pudiera acometer importantes reformas con espíritu de permanencia en el tiempo en beneficio de todos.

Juan-Ramón Represa Fernández

Senador del PP por Segovia