Pages Menu
Categories Menu

Editado Abr 7, 2022

El PP reclama al PSOE e IU que permita la modificación de los precios del restaurante del CISS de la Albuera para evitar su cierre

El PP reclama al PSOE e IU que permita la modificación de los precios del restaurante del CISS de la Albuera para evitar su cierre

La formación que lidera Pablo Pérez afirma que las políticas del gobierno de izquierdas dejan atrás a los segovianos que más lo necesitan.

Los populares piden que trabajen para buscar una solución.

El PP en el Ayuntamiento ha solicitado al gobierno que dirige la alcaldesa socialista Clara Luquero que atienda la petición de la adjudicataria del restaurante y la cafetería del CISS “Jesús Mazariegos” y permita, de manera puntual, la modificación de los precios para que pueda seguir trabajando y dando servicio a los usuarios de este centro y a los vecinos del barrio de la Albuera, muchos de ellos de avanzada edad o con dificultad para poder prepararse la comida.

La pandemia, la subida de la cuota de autónomos y del salario mínimo profesional y el desorbitado aumento de los precios de las materias primas han colocado a la adjudicataria en una situación muy complicada.

“Lo que está pidiendo es que, ante una situación excepcional, el gobierno municipal le conceda esa pequeña modificación con la que podría afrontar el pago de las facturas de los proveedores, el sueldo y las cuotas de la seguridad social”, indican los populares.

Recuerdan que es una concesión municipal y que, aunque está sujeta a un contrato con unas condiciones, las circunstancias sobrevenidas deberían tenerse en cuenta.

“Desde que presentó el primer escrito el pasado mes de octubre contando cómo estaban las cosas, nadie del equipo de gobierno se ha sentado con ella a hablar de la situación y a buscar posibles soluciones”,

El portavoz de los populares, Pablo Pérez, considera que el ejecutivo de Clara Luquero ha demostrado una total falta de sensibilidad con esta persona.

“Estamos hablando además de una concesión municipal y con unas características muy especiales”, recalca el portavoz de los populares.

Desde el Grupo Municipal del PP apuntan que, si un contratista solicita el restablecimiento del equilibrio económico del contrato, tal y como lo permite la Ley de Contratos del Sector Público en el art.290 para casos como éste de contratos de concesión de servicios públicos, el Ayuntamiento debería haber atendido la solicitud para valorarla.

“El Gobierno municipal no puede hacer oídos sordos a la petición de la concesionaria, sino que debe iniciar el correspondiente procedimiento administrativo para darle audiencia, así como la oportunidad de acreditar que concurren circunstancias de fuerza mayor del todo imprevisibles que han encarecido drásticamente la prestación del servicio, como parece concurrir en este caso por una subida repentina e histórica del IPC”, indican los ediles populares. “Lo único que pedimos es que el ejecutivo de Clara Luquero sea justo y cumpla con la legalidad vigente si concurren las circunstancias”

Desde las filas populares reclaman diálogo a los responsables del gobierno de izquierdas de la ciudad y les pide que “dejen de decir que no van a dejar a nadie atrás cuando son incapaces de cumplirlo”. Considera que se tiene que intentar buscar una alternativa para que la persona que en estos momentos tiene la concesión y ha demostrado durante años su valía, ganándose el cariño de los usuarios, pueda continuar dando el servicio y no acabe, además, sancionada.

Lo sucedido, no es algo nuevo, indican los populares. La falta de sensibilidad y de atender a las circunstancias tan excepcionales que estamos viviendo ya la hemos visto en otros casos, según el portavoz popular, Pablo Pérez, como el de la supresión del canon del Ingenio Chico, el cierre del local del pandero del mercado municipal de los Huertos por no concederle la supresión del canon o la negativa a reducir parte del canon del Mercado de la Albuera tras los meses de cierre por la pandemia.

Afirma el portavoz de los populares que todo esto lo que viene a confirmar es que “el gobierno municipal está cada vez más alejado de la realidad de su ciudad y de sus vecinos”.

“Con la política de despachos y sin pisar la calle y escuchar a los ciudadanos poco se puede solucionar”.