Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Editado Jul 9, 2018

El PP en el Ayuntamiento insiste en el caos circulatorio que ha generado la falta de previsión de la alcaldesa socialista con las obras de la calle San Juan

El PP en el Ayuntamiento insiste en el caos circulatorio que ha generado la falta de previsión de la alcaldesa socialista con las obras de la calle San Juan

Están actuando a golpe de improvisación para dar solución a problemas que debían haber tenido previstos desde un principio. Han pasado tan sólo tres semanas desde que se iniciaran las obras y algunas de las calles por dónde se ha intensificado el tráfico ya presentan serios desperfectos.

No han pasado ni tres semanas desde el inicio de las obras de la calle San Juan y no sólo se han producido varios incidentes sino que se han tenido que hacer modificaciones en lo que a la reordenación del tráfico se refiere, convirtiendo el recinto amurallado, en opinión del PP en el Ayuntamiento, en un laberinto del que cuesta encontrar la salida no sólo a los propios residentes y segovianos en general sino también a quienes vienen a visitar la ciudad.

Señalan desde el principal grupo de la oposición que a este caos circulatorio hay que sumar los serios desperfectos que están apareciendo en muchas de las calles por dónde se ha desviado el tráfico, algunas de las cuales ya estaban bastante deterioradas de por sí y otras, ni siquiera pensadas para el paso de los vehículos. Y esto está así, insisten, con varios meses de obras por delante y sin saber cómo van a afectar los descubrimientos arqueológicos a la marcha de los trabajos y al propio proyecto.

Todo esto confirma, en opinión de los populares, la falta de previsión y la improvisación del gobierno que encabeza Clara Luquero, incapaz de afrontar cualquier tipo de obra con una planificación definida y teniendo en cuenta las consecuencias.

“Hay zonas en donde se ha duplicado e incluso triplicado el número de vehículos, es lógico que aparezcan desperfectos y más cuando su estado tampoco era muy bueno. El gobierno socialista ni ha tenido en cuenta esto ni que estamos hablando de lugares con un importante valor patrimonial”.

La formación que lidera Raquel Fernández considera, además, que la información que se está dando al ciudadano sobre las modificaciones es bastante escasa, lo que genera todavía una mayor confusión. En lo que respecta al transporte público, insisten los populares en que no se usa un servicio si éste no responde a las necesidades de los usuarios, y tal y como han planteado la única línea que han dejado, la 9, con un horario reducido, un recorrido que no da muchas opciones y con un vehículo que no es accesible, es muy difícil que se utilice. “La única alternativa que tienen los residentes del Casco Histórico o quien tenga que hacer gestiones es la de utilizar otros medios de transporte como el taxi, con lo que ello supone. No todo el mundo puede moverse andando”, indican. El grupo municipal popular continúa señalando que con esto, además de poner en evidencia que hay un importante problema de movilidad en la zona al que no han dado solución en estos años, lo que han conseguido es dejar prácticamente incomunicados a los vecinos del recinto amurallado.

Los populares a los que les preocupa que este caos circulatorio afecte también a los servicios de urgencias, insisten en que la alcaldesa y su equipo suelen esperar a ver qué pasa para actuar después, cuando lo lógico es tener pensado todo o casi todo antes de empezar cualquier intervención y más en obras del calado de la calle San Juan, principal vía de acceso al Casco Histórico.

“Llevamos años solicitando el arreglo de la calle San Juan y cuando lo pedimos en el año 2016 a través de una moción, ya nos dijeron que tenían todo pensado; tiempo han tenido en dos años de arreglar las calles por dónde iban a desviar la circulación, de probar y prever recorridos alternativos o tener previstas medidas efectivas para ofrecer unos servicios en condiciones adecuadas y no lo han hecho”.

La formación municipal popular señala que son los ciudadanos los que tienen que tener “agallas” para subir en estos momentos al recinto amurallado y recuerdan a la alcaldesa que las obras de la calle San Juan están afectando de alguna manera a dos áreas tan importantes como son patrimonio y turismo, de las que se encarga una concejal que ahora tendrá que asumir a mayores urbanismo, con lo que su carga de trabajo se verá aumentada considerablemente y más teniendo en cuenta como ella misma dijo que afronta la concejalía de urbanismo “con la humildad de quien no sabe…”