Pages Menu
Categories Menu

Editado Nov 13, 2017

El PP en el Ayuntamiento exige al gobierno municipal socialista, como responsable último del transporte público, que cuide el servicio hasta que entre en vigor el nuevo contrato

El PP en el Ayuntamiento exige al gobierno municipal socialista, como responsable último del transporte público, que cuide el servicio hasta que entre en vigor el nuevo contrato

Los errores detectados por las empresas del sector han paralizado el proceso de contratación sumando un nuevo retraso a la renovación del transporte público.

Últimamente estamos recibiendo muchas quejas por parte de usuarios del transporte público en relación a viajes que se pierden, información en los paneles que no coincide o rampas de accesibilidad que no funcionan y esto es algo que nos preocupa pues desde el PP en el Ayuntamiento entendemos que aunque el contrato del transporte público esté prorrogado, el servicio tiene que cuidarse y prestarse con unas determinadas condiciones.

No nos vale ningún tipo de excusas, señalan los populares, ya que el responsable último de un servicio municipal es el Ayuntamiento, debe supervisar cómo funciona y tiene la obligación de seguir prestando ese servicio y en las mejores condiciones posibles. De lo contrario estaríamos hablando de dejadez de funciones”

Por ello, volvemos a pedir, por enésima vez, al gobierno municipal socialista que cuide el transporte público hasta que entre en funcionamiento el nuevo contrato, curiosamente cada vez en una fecha más cercana a la próxima cita electoral, y eso pasa por incrementar el mantenimiento de los vehículos, actualizar la información, que los ciudadanos se encuentren con marquesinas limpias y en buen estado o que se haga lo posible por mejorar la accesibilidad, entre otras cosas, algo que a día de hoy no sucede.

Si se hubiera gestionado bien el nuevo contrato del transporte público, en tiempo y forma, hoy tendríamos los nuevos autobuses circulando y no estaríamos hablando de nada de esto, pero no ha sido así. Su tramitación ha estado marcada por la improvisación, empezó tarde, ha ido acumulando un retraso tras otro y ahora sumará uno más, pues los errores detectados por las empresas del sector han paralizado el proceso de contratación.

La alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero, justificaba esas discrepancias en los cuadros que recogían los datos, señalando que era algo fácil que sucediera. Sin embargo, a juicio de los populares no debería haber sido así.

Estamos hablando de uno de los contratos más importantes tanto a nivel social como económico para un Ayuntamiento como es el transporte público y que además se va a renovar con cerca de dos años de retraso pues como mínimo, antes de salir a licitación, deberían haberse revisado bien los documentos y esa meticulosidad que va a exigir ahora la propia alcaldesa, debería haberla exigido antes para evitarnos este tipo de problemas”, indican desde las filas populares.

Mientras tanto lo que tenemos son averías constantes en los autobuses, quejas de los ciudadanos porque no se pueden hacer todos los viajes, líneas que dejan de estar operativas porque no hay vehículos de sustitución, rampas de accesibilidad que no funcionan, información en las paradas desfasada o pegada en una hoja de papel, marquesinas sucias y con cristales rotos, en las que a pesar de nuestras constantes denuncias y llamadas de atención, no se ha hecho absolutamente nada.

No sabemos si desde el Ayuntamiento se ha hecho algún requerimiento a la empresa concesionaria o si se ha sancionado por no cumplir con el servicio. El caso es que continúan apareciendo los mismos problemas, lo que pone de manifiesto la falta de supervisión del servicio por parte del equipo de gobierno socialista.

Estamos pagando en el día a día de la ciudad los errores de la gestión del PSOE al frente del Ayuntamiento y su falta de previsión y de gestión en los plazos.