Pages Menu
Categories Menu

Editado Feb 5, 2020

El PP en el Ayuntamiento afirma que el gobierno de Clara Luquero es incapaz de sacar adelante las ordenanzas municipales, sumando un retraso tras otro

El PP en el Ayuntamiento afirma que el gobierno de Clara Luquero es incapaz de sacar adelante las ordenanzas municipales, sumando un retraso tras otro

Los populares apuntan constantes cambios, incumplimientos de los plazos y tramitaciones muy largas; y mientras tanto vecinos y colectivos afectados a la espera del resultado.

El PP en el Ayuntamiento considera que el gobierno de Clara Luquero está haciendo una nefasta gestión de las ordenanzas municipales tanto a la hora de su elaboración y tramitación como a la de exigir su cumplimento – y ponen como ejemplo la ordenanza del ruido -.

La formación que lidera Pablo Pérez habla de retrasos, falta de previsión, incoherencias, desorden organizativo e incumplimientos de los plazos, opinión que no ha hecho más que afianzar, según señalan, la reciente noticia del nuevo retraso y restructuración de la Ordenanza de Protección del Acueducto.

En este sentido, los populares no entienden cómo ahora la alcaldesa, tras afirmar en varias ocasiones que la Ordenanza estaba a punto de salir, utiliza para justificar este nuevo retraso, los mismos argumentos que esgrimió su gobierno en el año 2018 y se preguntan qué es lo que han hecho durante todo este tiempo.

“Si en los informes técnicos ya se apuntaba que se necesitaba corregir aspectos incompatibles con otras normativas y ordenanzas, algo de lo que ya advirtieron los concejales populares desde un principio, debería haberse trabajado a fondo en este aspecto”, señalan desde la bancada popular. “Trabajar sobre lo mismo una y otra vez, no es la mejor forma de gestionar y aprovechar los recursos públicos”.

Imagen de la Plaza de la Artillería previa a la última reestructuración

Los populares afirman que el gobierno municipal no tiene claro lo que quiere para Segovia, ni controla los tiempos de gestión,  a lo que añaden que el cambio político en la dirección de la concejalía puede haber influido. A ello suman, el poco seguimiento que hacen desde el gobierno municipal de los procesos iniciados ya que, según indican, buena parte de las ordenanzas que están afectadas por la Ordenanza de Protección del Acueducto, como la de circulación, la de convivencia ciudadana o la de regulación de las terrazas, tienen su mismo destino: continuos retrasos y una tramitación inconclusa, a pesar de llevar años.

Desde la formación de Pablo Pérez, siguen ofreciendo su colaboración, como siempre lo han hecho, y piden al equipo de gobierno ideas claras y objetivos definidos para que tanto los vecinos de Segovia como los colectivos afectados por estas ordenanzas sepan a qué atenerse.

“No se puede hacer esperar a todo el mundo y justificar el retraso de una ordenanza en el retraso de la otra. Habrá que coordinar trabajo y esfuerzos”, afirman, a lo que añaden que “detrás de cada decisión política hay vecinos y colectivos afectados y hay que pensar en ellos”.

El caso es, según los populares, que “unos por otros, la casa sin barrer; las ordenzas que comenzaron su tramitación hace tres años, continúan en proceso, las que están pendientes de modificaciones, corren la misma suerte e incluso hay alguna, como la de Protección del Paisaje urbano, que, ahora, se considera innecesaria.

Insistimos en que es echar por tierra el trabajo ya realizado, así como una ineficiente gestión de los recursos públicos. La consecuencia es una ciudad estancada y sin avanzar”.

Los populares han pedido información concreta sobre el estado de tramitación en el que se encuentran todas las ordenanzas que interrelacionan con la Ordenanza de Protección del Acueducto. Además han solicitado una explicación de por qué se considera innecesaria la Ordenanza de protección del paisaje, ya que había actuaciones supeditadas a su puesta en marcha como la moción que presentó el Partido Popular en el año 2017 para hacer accesibles todas las zonas emborrilladas de la ciudad.

“Queremos saber qué va a pasar con ello o cómo se va a gestionar y si no nos lo aclaran, llevaremos la propuesta al Consejo de Accesibilidad o nuevamente al pleno”.