Pages Menu
Categories Menu

Editado Abr 26, 2016

El GMP pide que se habilite una sala de estudio en el Casco Histórico

El GMP pide que se habilite una sala de estudio en el Casco Histórico

Sería de manera provisional hasta que se abra la Casa de la Lectura en el edificio de la antigua Biblioteca.

El pasado mes de enero cerraba sus puertas el edificio histórico que hasta ese momento había sido sede de la Biblioteca Pública. Con ello también desaparecía, aunque de manera provisional, la posibilidad de utilizar sus salas como sala de estudio, servicio muy demandado por los ciudadanos, sobre todo por los estudiantes.

El nuevo proyecto para este edificio como Casa de la Lectura incluye una sala de estudio o sala de lectura, como así la denominó la Concejal de Cultura. Sin embargo hasta que la Casa de la Lectura se ponga en marcha, los residentes de esta zona o los usuarios que utilizaban las salas de estudio de la antigua Biblioteca pública, no van a contar con este servicio.

Desde el Grupo Municipal Popular consideramos que es necesario contar con una sala de estudio que de este servicio en esta zona de la ciudad, por ello se ha pedido que se habilite de manera provisional en el Casco Histórico y lo más rápido posible, sobre todo ahora que llega la época de exámenes, un espacio municipal o cualquier otro lugar que consideren adecuado, para que pueda ser utilizado como sala de estudio hasta que esté en funcionamiento la Casa de la Lectura y con ella la sala de estudio o de lectura incluida en la misma.

La portavoz popular, Raquel Fernández, ha señalado como posibles lugares para ello, siempre que sea factible, algún colegio público, la Casa Joven o incluso el edificio que albergó en su día el Colegio Jesuitinas, por tan sólo citar algunas opciones; aunque serían los técnicos municipales los que tendrían que buscar el lugar adecuado para ello, teniendo en cuenta que sería de manera provisional hasta que abriera sus puertas, como ya hemos dicho, la Casa de la Lectura.

De este modo se volvería a ofrecer este servicio en el Recinto Amurallado y se evitaría que el flujo de usuarios que hasta hace unos meses utilizaba el edificio de la antigua Biblioteca Pública como sala de estudio, tuviera que desplazarse hasta las otras salas de estudio de la capital (Centro Cultural San José, sala de estudio en San Lorenzo, sala de estudio de la UVA), que podrían verse sobrecargadas o sin espacio suficiente ahora que llega la temporada fuerte de exámenes.