Pages Menu
Categories Menu

Editado Nov 18, 2016

El GMP muestra su preocupación por las deficiencias aparecidas en la avenida de la Constitución con la obra recién acabada

El GMP muestra su preocupación por las deficiencias aparecidas en la avenida de la Constitución con la obra recién acabada

La aparición de baches a lo largo de la avenida de la Constitución con la obra aún sin entregar hacen pensar que los trabajos no se han ejecutado con el planteamiento de una reforma integral

La aparición de de numerosos baches y “blandones” a lo largo de la avenida de la Constitución antes incluso de que se produjese la entrega de la obra preocupa seriamente al Grupo Municipal Popular y tememos que esta intervención recién ejecutada se convierta con el paso de las semanas en una nueva “Padre Claret”.

La voz de alarma apareció en los primeros días de noviembre cuando, pocos días después de que las máquinas se retirasen de esta vía, apareció un blandón a la altura de la parada de autobuses cercana a la rotonda de La Pista y los trabajos comenzaron de nuevo. Fue necesario levantar el asfalto recién echado para solucionar un problema que, según informó la concejala de Obras, ya se había detectado en la obra: el enganche de dos tuberías provocó una pérdida de agua y el lavado de material derivado de la misma, y que “pensaron” se había solucionado antes de continuar.

Pocos días después, los ciudadanos han asistido atónitos a la aparición de nuevos baches a lo largo de toda la avenida. Confiando en la solvencia y profesionalidad de técnicos y trabajadores, no se entiende que aparezcan deficiencias tan rápido si el trabajo se ha realizado correctamente. Quizá sea necesario preguntarse si ha faltado el planteamiento de una renovación integral en una de las arterias más importantes de la ciudad y, en su lugar, ha prevalecido la preocupación por terminar cuanto antes.

Cabe recordar que el presupuesto de esta primera fase se sitúa cercana a los 700.000 euros, con una aportación de la Junta de Castilla y León del 50%. Además, el proyecto para dicha intervención se aprobó en febrero de 2015 y podría haberse llevado a cabo el año pasado pero el Ayuntamiento solicitó a la Junta que modificase las condiciones de financiación y que la cantidad de la subvención correspondiente a ese año se prorrogase para 2016. Así las obras no comenzaron hasta mayo de este año, después de que uno de los mensajes repetidos hasta la saciedad por Clara Luquero y su equipo de Gobierno fuese que por culpa del Gobierno regional no podían realizarse dichas obras.

Es un despropósito que la alcaldesa siga manteniendo en declaraciones públicas que la segunda fase de la obra en la que se debe acometer el acondicionamiento de las aceras continuará , “si hay presupuesto el año que viene”

Parece que la señora Luquero estuviese estirando los plazos para sus proyectos “estrella”, con la intención de dilatar su ejecución para lo que le resta de mandato corporativo y sacar de ellos rédito electoral.

Desde el GMP consideramos que debe primar el interés general, la previsión y la anticipación a los problemas, aspectos que brillan por su ausencia en el mandato de Clara Luquero que deja que la ciudad se envejezca y deteriore hasta que la urgencia se convierte en la motivación para determinadas actuaciones.

Tal es el caso del pliego del servicio de autobuses urbanos que debería haberse aprobado en junio de este año, sigue sin estar preparado y aún se desconoce la fecha prevista para ello. Sorprende que Luquero afirme con complacencia que los nuevos autobuses estarán circulando para el segundo semestre de 2017, un año después de cuando debería haberse renovado la flota y que presenta continuas averías y, lo que es más grave, un deficiente mantenimiento que pone en riesgo la seguridad de los conductores y pasajeros. A lo que hay que añadir el hecho de haber ignorado las propuestas del GMP sobre determinadas rutas, a pesar de reconocerlas factibles, como esta de la línea 9.

Linea 9 - Propuesta PP y PSOE