Pages Menu
Categories Menu

Editado Abr 27, 2017

El arreglo de la Calle San Juan tendrá que seguir esperando

El arreglo de la Calle San Juan tendrá que seguir esperando

El PSOE en el Ayuntamiento antepone temas o asuntos que podrían esperar más adelante al arreglo de muchas de nuestras calles que se encuentran en mal estado. Deberían priorizar en base a las necesidades de la ciudad y no actuar de manera improvisada y sin hoja de ruta.

En la mayor parte de las ocasiones los proyectos salen adelante por voluntad política y encabezan la lista de prioridades de un Ayuntamiento por la misma razón y a tenor de lo que estamos viendo últimamente ya tenemos claro cuales son las prioridades del equipo de gobierno socialista y desde luego el arreglo de calles no se encuentra en lo alto de esa lista.

Ya lo dijimos en el debate de los presupuestos. La inconcreción a la hora de definir las actuaciones a nivel presupuestario del gobierno del partido socialista es inadmisible, y refleja la improvisación a la que nos tienen acostumbrados a la hora de actuar. Y es que, en vez de establecer claramente las prioridades de la ciudad -algo que no dejamos de reclamar desde el GMP– y en base a ello fijar presupuestariamente las cantidades necesarias para estos fines, año tras año se crean grandes partidas como la de «pavimentación de vías públicas» con poco desglose, que, en función de los asuntos que vayan surgiendo se va distribuyendo sobre la marcha.

De esta forma, y entre otras actuaciones necesarias, el arreglo de la calle San Juan o el de la calle Daoíz no tuvieron tampoco partida específica en el presupuesto recientemente aprobado de 2017, pese a que desde el GMP confiábamos en que estas actuaciones podrían llevarse a cabo.

Por desgracia, en la Junta de Gobierno Local del pasado 20 de abril tuvimos conocimiento, mediante la aprobación del gasto del proyecto redactado el año pasado para las obras de reurbanización de la calle San Juan, que se renuncia expresamente a acometer dicha actuación en el año 2017.

También se renunciaba a las obras proyectadas y con proyecto también redactado para la calle Alamillo, en el barrio del Salvador. Sin embargo se aprobó un gasto de unos 21.500€ para el arreglo de la fuente ornamental de Santo Tomás.

Para la portavoz del Grupo Municipal Popular, Raquel Fernández, “es lamentable que el equipo de gobierno socialista renuncie al arreglo de calles pero en cambio sí tenga dinero para comprar esculturas o arreglar fuentes, que no decimos que no se tenga que hacer, pero a lo mejor esto puede posponerse y dar prioridad a lo que afecta a los segovianos en su día a día como puede ser el estado de las calles”.

No sólo nos sorprende su forma de priorizar actuaciones para la ciudad sino que además nos molesta que hace justo un año votaran en contra de la moción que presentamos para arreglar el eje que conforman la calle San Juan y San Agustín argumentando que ya lo iban a hacer porque era algo necesario y había 1M€ de remanentes para ello y a día de hoy todo sigue igual.

No se puede engañar así a los segovianos, ni recurrir constantemente a la improvisación. Un equipo de gobierno no puede dejar la gestión de la ciudad al libre albedrío; hay que analizar las consecuencias de las decisiones que se toman y cuando se elabora un proyecto hay que hacerlo en base a unos estudios, con tiempo suficiente, viendo de qué manera se ejecuta y cómo va a ser el resultado.

De no hacer así las cosas, pasa lo que está sucediendo en Segovia con las grandes obras y para ejemplo la avenida Padre Claret, que tuvo que cerrarse nada más inaugurarse por los problemas que surgieron y que no han desaparecido o la avenida de la Constitución, en la que aparecieron hundimientos a las pocas semanas de dar las obras de la primera fase por terminadas y en la que además se están pensando hacer más inversión para canalizar las corrientes de agua.

Al final esta improvisación a la hora de gestionar y esta forma de priorizar del equipo de gobierno socialista, que antepone la ornamentación al mantenimiento de la ciudad, la acabamos pagando todos los segovianos que vemos como las obras se ejecutan mal, con los inconvenientes que se generan, las calles continúan en mal estado, con lo que ello supone o los autobuses siguen averiándose y el nuevo contrato no sabemos cuándo estará listo, entre otras cosas; pero eso sí tenemos estatuas nuevas, fuentes arregladas, un gran edificio del que no conocemos su futuro y se ha llevado muchos euros de inversión y estamos al día con los pagos millonarios de las sentencias dictaminadas en contra del Ayuntamiento.