Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Editado Dic 20, 2018

Cataluña

Cataluña

La gravedad de la situación en Cataluña ha alcanzado límites insospechados. En los últimos días, hemos visto a los Mossos d’Esquadra reprimiendo las manifestaciones violentas de los CDR. Al Presidente de la Generalitat, Quim Torra, respondiendo airado y reclamando a su Consejero de Interior, que depurara responsabilidades en los Cuerpos de seguridad. Hemos visto la inacción absoluta de los Mossos ante los disturbios durante dos días, permitiendo que los CDR cortasen la AP7, levantasen varios peajes de la autopista y cortasen calles céntricas en Barcelona.

En esos días el Presidente Torra reclamó, desde Bruselas, la “vía eslovena” para conseguir la independencia de Cataluña. Y mientras, el Gobierno socialista se ha limitado a enviar a la Generalitat tres cartas en las que le amenaza con el envío de policía a Cataluña si no garantizan el orden público, amparándose en la Ley de Seguridad, que querían derogar.

A finales de esta semana habrá un Consejo de Ministros en Barcelona que estará custodiado por más de 9.000 policías, que garantizará su normal realización. Como si fuera normal que tenga que haber tanta protección policial. Cuando acabe el Consejo de Ministros, muchos de estos policías se irán de Barcelona, dejando a los ciudadanos de Barcelona sin esa protección. Todo esto, está fuera de cualquier límite de convivencia y respeto.

Como muy bien dijo el Presidente del PP Pablo Casado, es propio de un desequilibrado el llamar a un enfrentamiento civil para lograr una declaración de independencia, porque no podemos olvidar, que Eslovenia consiguió la independencia de Yugoslavia en 1991, tras la denominada Guerra de los diez días en la que murieron más de sesenta personas. Fue el germen de la guerra de los Balcanes, el peor conflicto armado de Europa desde la II Guerra Mundial.

Torra está haciendo dejación de funciones. No solo no gobierna, no se ocupa de solucionar los problemas de los catalanes, no se ocupa ni preocupa de la sanidad, educación, empleo, huida de empresas, sino que, además, se pone al lado de los violentos: les pide que “aprieten”, desautoriza a los Mossos d’Esquadra por reprimir la violencia en las calles y declara que la guerra puede ser un camino hacia la independencia. A su absoluta incapacidad para gobernar suma su rotunda irresponsabilidad.

La situación en Cataluña es de suma gravedad, y el Gobierno socialista está siendo cómplice de esta gravedad, y no tienen respuestas ni intención de buscarlas ante el desafío del Gobierno de la Generalitat. El nacionalismo ha iniciado un camino de no retorno, y sólo por mantenerse en el poder, el Sr. Sánchez lo está permitiendo. Pedro Sánchez tiene que actuar ya. No lo hace porque es rehén de los votos de los independentistas que le llevaron al poder y está atado de pies y manos para tomar decisiones. El Gobierno socialista debe actuar ya, asumir que no puede seguir gobernando con los votos de los independentistas, dejar de ser rehén de un cúmulo incoherente de partidos que le auparon al poder sólo para echar al PP del Gobierno, y acabar con la surrealista situación de una Generalitat que abandona sus funciones para dedicarse únicamente a promover la independencia de Cataluña.

Pero esta situación no tiene nada que ver con Cataluña. En España tenemos una democracia consolidada, gran nivel de competencias autonómicas y reconocimiento constitucional de la lengua y cultura de Cataluña. El Partido Popular lleva cinco meses ofreciendo al Gobierno socialista su mayoría absoluta en el Senado para implantar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña y retirar, hasta que sea preciso, las competencias a la Generalitat. El artículo 155 de la Constitución es un mecanismo extraordinario para el caso en el que una Comunidad Autónoma incumpla las obligaciones que la Constitución o las leyes le imponen, o atente contra los intereses generales de España. Es evidente que Torra incumple las responsabilidades de Gobierno para las que fue elegido, y olvida que es el más alto representante del Estado en Cataluña.

No sabemos qué más tiene que ocurrir para que el Gobierno de Pedro Sánchez actúe.

 

Beatriz Escudero Berzal

Diputada del PP por Segovia