Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Editado Sep 26, 2017

Una sola víctima es demasiado

Una sola víctima es demasiado

Artículo de opinión del Senador del PP de Segovia, Juan Ramón Represa

Hemos sido capaces de lograr unanimidad en el Pleno del Senado sobre un asunto de capital importancia y de suma gravedad que nos afecta a todos. Me estoy refiriendo a esa lacra social que es la Violencia de Género.

Las cifras son aterradoras. En España más de 600.000 mujeres han sido víctimas de un acto violento de este tipo y más de 800.000 niños viven en hogares bajo esa crueldad. Una media anual de 60 mujeres asesinadas en los últimos 12 años.

Los culpables, sin duda, los asesinos, que manifiestan su cobardía en múltiples comportamientos de violencia, tiranía, desprecio y humillación.

Todos debemos sentirnos responsables, pero más aún las administraciones públicas, porque algo en la sociedad no funciona cuando ocurren crímenes tan execrables como a los que me he referido. Un solo maltratador es un cáncer para la sociedad y, por eso, merece nuestro más duro reproche. Una sola víctima es demasiado.

La lucha contra la Violencia de Género se ha posicionado como una prioridad para todas las fuerzas políticas, y desde la Comisión de Igualdad del Senado se ha trabajado de forma magistral para llegar a un acuerdo en el que todos los partidos políticos aparquen sus intereses partidistas y trabajen por lograr erradicarla de nuestra sociedad.

Hemos sabido dar una respuesta unánime para lograr un Pacto de Estado contra la Violencia de Género basado en 267 medidas que llegaron al Pleno aprobadas desde el seno de la Comisión de Igualdad. Las propuestas convenidas se dirigen fundamentalmente a la prevención y, dentro de ella, la educación -que resulta esencial-, la formación y la sensibilización. La asistencia, el apoyo y la atención a las víctimas. También resulta sustancial la mejora en la coordinación a la respuesta institucional y el hecho de llevar a cabo modificaciones legislativas y mejoras judiciales que incluyan la formación de los operadores de los Juzgados de Familia y la especialización de los Juzgados de lo Penal, así como la declaración por videoconferencia de las víctimas.

Igualmente es esencial la labor que los medios de comunicación desempeñan y el papel que juegan las redes sociales, proponiendo actuaciones encaminadas a elaborar una guía de buenas prácticas para mejorar el tratamiento de las noticias, concienciando sobre el lenguaje, sorteando detalles morbosos y desplazando el reproche social hacia el agresor, evitando siempre testimonios que puedan perjudicar a las víctimas.

Atención y educación a la infancia y la adolescencia; la protección a los menores ha sido uno de los objetivos prioritarios del acuerdo, porque hay que evitar por todos los medios que se conviertan en instrumentos en manos del agresor. Atención, apoyo y asistencia a las víctimas desde todos los ámbitos posibles (sanitario, psicológico, jurídico, económico, social, laboral, etc.)

Muchas comparecencias ante la Comisión: expertos, profesionales y asociaciones de mujeres que trabajan con las víctimas, profesionales del ámbito judicial, educativo, servicios sociales, sanitario, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, medios de comunicación y en general de todos aquellos que han podido aportar algo a la lucha contra la lacra social más repulsiva que existe. Y, por supuesto, también a las víctimas como destinatarias de este compromiso.

El Pacto de Estado tiene una consignación presupuestaria de 1.000 millones de euros para repartir entre administraciones locales, autonómicas y la estatal, cuyo único objetivo serán las víctimas, mujeres y menores, para hacer realidad la mejora sustancial de la lucha contra la Violencia de Género y el machismo.

Cabe destacar también que la Comisión ha incluido en su dictamen otras formas de Violencia de Género que aparecen contempladas en el Convenio de Estambul, como son la trata de seres humanos, la violencia sexual, la mutilación genital femenina y los matrimonios forzados.

Hace trece años se logró aprobar por unanimidad la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género y hoy, de nuevo, de manera unánime, acordamos 267 medidas, recuperando el espíritu de la citada Ley y avanzamos en su desarrollo para erradicar este cáncer social que no debería tener ni un solo minuto más de recorrido.

Juan-Ramón Represa Fernández

Senador del PP de Segovia